Susana: “Eva me ha dejado como un bicho”