Iván, a punto de abandonar la casa