Del "no me tientes" al "dejaste pasar tu tren": tonteo máximo entre Rubén y Miriam