Charlotte, el centro de todas las críticas