La primera "Leona de Oro", Vanessa Redgrave, recoge su galardón con la sala en pie