Más de 800.000 euros en 72 horas: Las noches de furia en Cataluña salen caras