La madre que vivía con su hijo discapacitado en un trastero ha conseguido un alquiler social