Las imágenes que aterran de La Paz: el ejemplo de la saturación que invade ya muchos hospitales