La tendencia a la baja de contagios por coronavirus empieza a ser una realidad en toda España