Las residencias comienzan a respirar tranquilas: poco a poco alcanzan la ansiada inmunidad