Las camas calientes de los temporeros, uno de los grandes riesgos de contagio del coronavirus