Jóvenes violentos, ¿quién tiene la culpa?