Una cámara graba la estampida de un jabalí asustado que arrancó de cuajo una puerta