Los embalses aumentan sus reservas de agua en apenas una semana de lluvias