Un joven de 20 años muere tras jugar con su Xbox más de 20 horas seguidas