Gabriel, a Riley: “¿Te toca seguir a un diablillo simpático con un microchip en el cerebro?”