Rubén y Carla nos cuentan en exclusiva cómo se sienten al recibir el collar del veto