Tránsito vuelve a Montepinar, ¡con ébola!