Momento más duro de los militares: la despedida de sus familiares