Belén Rueda echa por tierra uno de los mitos de los rodajes: la mayoría de las escenas no se repiten porque los actores se equivoquen