Iker, testigo de los sucesos de la casa de Vallecas