El 'caso camisetas' lleva a Gil a la cárcel