Del “me preocupo más por él que por mí” al “en la plaza cada uno quiere ser mejor que el otro”