¿Qué tienen en común Bertín y el toro de Osborne?