En medio de la niebla y con canciones mexicanas, así cautivo Revilla a su mujer