El caso de los niños de Córdoba, el último de una larga lista de parricidios