Paz, de nuevo se queda a tres palabras