Alejandro Sanz pisaba fuerte y Pilar Cebrián camina superdeprisa