La lección de deportividad de Orestes: felicita a Jero en mitad del rosco