¡Uy! David se queda a dos del bote