Mary Santpere introdujo el humor en el Cuplé