Su música sigue prohibida en Cuba nueve años después de su muerte