La fe inquebrantable de Justo Gallego le llevó a construir una catedral de la nada: "Llevo 57 años trabajando y seguiré hasta el fin de mis días"