Los picores llegan al plató