Kiko Hernández la ha tomado con Lydia y cada vez que abre la boca le lanza una pullita