Bustamante y Álex Casademunt, dos hombres y un destino: Ares Teixidó