Gema López deja algo claro a sus compañeros: "Los límites los pongo y a los míos los tengo como si fuera una loba"