La exmujer de Gustavo González asegura que los daños de la exposición mediática pueden ser “difícilmente reparables”