Según Patricia Alcaraz, médico forense, hay una clara “intencionalidad criminal” en el caso de Gabriel