Gustavo, abatido: "Llego a trabajar cada día y mis compañeros casi ni me saludan"