Albalá cuenta que Isa pidió su herencia y la abuela dijo: “A esa niña no le dejéis nada”