Un nuevo problema para la familia presidencial: Laura está embarazada