Viajamos en tren con los Ortega Cano y descubrimos algo insólito… ¡La tarjeta no pasa a la hora de pagar!