Christopher, sorprendido al verse en el espejo: "¡Qué pelos tengo!"