Los supervivientes pillan a Fortu comiéndose un puñado de garbanzos robados