El isotónico de la discordia: Las chicas dispuestas a bebérselo todo para que no les quiten su parte