Los 'salvajes' ganan el juego de recompensa y pasan de armar un pollo a comérselo