Dos periódicos enemigos, unidos contra Conde