La primera vez que Alba Carrillo y Santi Burgoa coincidieron en un plató tuvieron una química brutal