Sor Lucía, a M. Ángel: "Estamos recogiendo los cadáveres que habéis sembrado"